• Monarte Digital

Mindfulness en el trabajo

“Factores estresantes cotidianos”. ¿Te suena? Una persona tiene de media unos 20.000 pensamientos al día y, en el caso de los directivos, la responsabilidad y el ritmo frenético del trabajo hacen que el cerebro tenga que procesar por minutos una gran cantidad de ideas y decisiones. Sin las herramientas adecuadas, cualquiera puede caer en el error o en el bloqueo mental.


En cambio “comprender por qué el cerebro piensa y reacciona de ciertas maneras a diferentes situaciones puede ayudar a los empresarios a tomar un mayor control de los momentos estresantes

El mindfulness como atención plena

Es por ello que el mindfulness en el trabajo empieza a extenderse entre las organizaciones de todo el mundo como una vía para mejorar el desarrollo personal y profesional de los directivos y trabajadores.


Se trata, según el ensayo The Construct of Mindfulness, de Ellen J Langer y Mihnea Moldoveanu, de observar de forma activa los cambios, de hacer distinciones novedosas en el día a día. Esta práctica nos permite estar en el presente, es decir, ser conscientes del contexto y la perspectiva de nuestras acciones, sin dejarnos guiar por un comportamiento repetitivo y sin sentido solo fundamentado en las rutinas y del pasado. ¿Nunca te has chocado contra un maniquí o cualquier otro obstáculo y, por inercia, le has pedido perdón?

Como afirma la psicóloga clínica y socia fundadora de la Asociación Española de Mindfulness y Compasión (AEMind), Marta Alonso, el mindfulness en el trabajo consiste en un “estado de conciencia diferente”, que permite “mantener la atención en el presente, aquí y ahora”.


Es decir, el mindfulness en el trabajo implica “estar focalizado al máximo, evitar la dispersión, concentrar toda la energía y recursos en los objetivos marcados, utilizar todo el potencial creativo que tenemos”


Beneficios del mindfulness en el trabajo:

  1. Ser más sensibles al entorno, adaptándonos mejor a cada situación particular y afrontando con mayor ‘tranquilidad’ los cambios que surjan.

  2. Estar más abiertos a nueva información, reduciendo el impacto de los sesgos cognitivos sobre nuestro razonamiento.

  3. Visualizar ideas y soluciones novedosas gracias a esa mayor apertura de miras, pues romperemos las barreras mentales que hasta entonces nos limitaban.

  4. Mejorar nuestra capacidad de resolución de problemas, incorporando múltiples perspectivas en la búsqueda de soluciones.


Además, el mindfulness en el trabajo repercutirá en nuestra salud, bienestar personal y competencia a la hora de llevar a cabo nuestros objetivos laborales. “Cuando las personas se vuelven más conscientes, se vuelven más carismáticas, más innovadoras, menos críticas; la memoria y la atención mejoran, las relaciones se expanden y la atención plena incluso deja su huella en los productos que producimos o servicios que damos”


Por Enric-Francesc Oliveras

grupo-pya.com

12 vistas